La verdad es lo más parecido a una obra de arte – .

La verdad es lo más parecido a una obra de arte – .
La verdad es lo más parecido a una obra de arte – .
---

Su primer gran trabajo televisivo fue Entrega, una telenovela de Alberto Luberta y Loysis Inclán.

Por estos días, Primer Grado (Cubavisión, domingo, 21:00 horas) acapara la atención de los televidentes. La historia de Daniela, una estudiante universitaria cuya vida cambia cuando se publican en Internet fotos íntimas que le enviaría a su novio, nos reunió con Diany Aurora Zerquera, la joven actriz que conocimos en la telenovela Entrega y que ahora está de vuelta en el Serie Rudy Mora; una experiencia en la que dice que aprendió a conocerse mejor como actriz, a saber en qué necesita enfocarse más, a confiar en sí misma y en sus instintos, y reafirmar que la verdad es lo más parecido a una obra de arte.

Diany recuerda que su historia fue atípica en comparación con otras niñas que soñaban con ser actriz: “Mi hermano era el único de la familia con afición por la comedia. Estudió en la Escuela de Instructores de Arte, especializándose en actuación. Los referentes que había tenido del arte desde niño siempre fueron con la danza y la música; me fascinaron. Actuar nunca pasó por mi mente.

“Cuando hice las pruebas para la Escuela Nacional de Bellas Artes (ENA), siempre tuve la idea de que una vez dentro, cambiaría; eso es lo que pensé Recuerdo el primer día de clases donde todos teníamos que decir por qué queríamos estar en esta escuela, por qué habíamos decidido dedicar nuestra vida a la actuación. Estaba escuchando historias tan apasionantes y no sabía qué decir. Creo que llegué a preguntarme si estaba en el lugar correcto”.

Su primer gran trabajo televisivo fue Entrega, una telenovela de Alberto Luberta y Loysis Inclán; una oportunidad en su carrera que marcó el camino a seguir para la nueva actriz: “La entrega fue definitivamente ese primer gran paso que luego abrió las puertas al resto. No pasó mucho tiempo antes de que él estuviera en el elenco. Vine corriendo y fui el último. Recuerdo este proceso de una manera tan especial, porque por primera vez estaba consciente frente a una cámara. Allí conocí a Maridelmis Marín, escuela y persona cariñosa, Hilario Peña y Verónica Lynn; mi familia. Fueron tan amables conmigo que creo que el público lo sintió como en casa.

“Me encanta hacer televisión, y por supuesto cine. Creo que es un medio que tiene mucho que ver conmigo, con mi forma de actuar. Me diferencio en muchos aspectos que no son tan agradables como cuando haces teatro, pero me gusta la intimidad, las pequeñas cosas.

El teatro también ha ocupado un lugar esencial en su carrera…

“En mi corta carrera he hecho más televisión que teatro. Creo que la última vez que subí a un escenario fue cuando hice mi tesis de grado con El Público. Entonces estaba ensayando una pieza con el grupo GPS Teatro que nunca salió por la pandemia. Me gustaría volver a subirme a un escenario, lo pienso y me da vértigo, pero creo que es algo especial, y de ahí vengo.

¿Cómo llegaste a primer año?

“Por eso digo que Entrega me abrió las puertas, porque gracias a él pude entrar el primer año. Emma Robaina, ayudante de dirección de Rudy -que me cae muy bien-, me llamó un día para decirme que Rudy quería conocerme, estaban buscando al protagonista de su próxima serie. Siempre pensé que comenzaría a avanzar, pero no tan rápido. Recuerdo que no estaba seguro de si sería yo o no, porque nunca me dieron un casting como tal. Participé en el casting de otros personajes. Sentí una gran presión por tener esta responsabilidad en mis manos.

“Era tímido durante los ensayos. Pensé que Rudy dudaría de mí porque realmente en este proceso de estudio, no estaba completamente disponible. Me conozco como actriz y sé que el casting y los ensayos no son el lugar para darlo todo, aunque sea el espacio donde va a ser definirse. Es raro, pero no confío en mí mismo. Recojo todas las notas que me dan y luego en el set soy libre.

“Fue una experiencia inolvidable, siento que he crecido mucho. También fue un trabajo en el que tuve mucha participación, nunca había tenido tanto tiempo de pantalla. Fueron meses intensos, agotadores y de mucha sensación de satisfacción.

¿Te costó meterte en la piel de Daniela, trabajar la psicología de este personaje?

“Fue difícil porque solo podía hacer una cosa para que todo saliera bien: estudiar, estudiar y estudiar. Recuerdo que investigué mucho; Tenía referencias a películas, series. Estaba buscando en libros de psicología. Leí historias de personas que habían experimentado algo similar. Siempre traté de entenderla y actuar como si fuera ella. Es un personaje que empieza en una dirección y termina en otra, donde no hay lugar para el blanco y negro, es un personaje real, lleno de contradicciones.

“Una de las cosas más atractivas que veo es que siempre hay algo para Daniela, no hay descanso. Puede ser que otra persona y por supuesto lo interprete de múltiples formas. Hice mi versión muy particular y eso me tranquiliza.

¿Tomaste una experiencia de la vida real o una historia para construir el personaje?

“Siempre. Creo que para que algo sea auténtico y verdadero, tiene que pasar por un filtro real y personal. A menudo, los personajes se encuentran en circunstancias que tú, como actor, nunca has experimentado. De ahí la pregunta: ¿qué pasaría si yo estuviera en esta situación? ¿Qué evento me sucedió donde experimenté o sentí algo similar? Este sentimiento es muy similar a lo que estás sintiendo en este momento. Son herramientas con las que entrenas y te ayudan a dar vida a los personajes. Cada actor podría decir algo diferente. En este caso, les hablaré de una parte de mi librito.

¿Considera que el tema central que aborda la serie es necesario para la sociedad cubana actual, en especial para su juventud?

“Las redes sociales son un arma muy poderosa cuando sabes cómo usarlas. Usados ​​adecuadamente, pueden traerte grandes beneficios y, por el contrario, pueden corromperte y entorpecer tu desarrollo, tanto intelectual como en las relaciones sanas con quienes también los usan.

---

“Tener un dispositivo en las manos hace que sea mucho más fácil juzgar a una persona que no está en plena forma, sobre todo si sabes que no tienes que mostrarte y que nadie tiene el poder de juzgar una opinión. Debemos ser sabios y entender esto, porque también debemos tener cuidado al almacenar información que nos puede exponer a la vista de muchas personas. Entonces será demasiado tarde para dar marcha atrás, muchos serán comprensivos y muchos más tendrán los materiales para comenzar su juego sádico”.

No es la primera vez que compartes escenario con Verónica Lynn, ¿qué significa para ti haber tenido la oportunidad de trabajar con esta gran actriz?

“Siempre es un honor para mí compartir escenario con Verónica Lynn, y más feliz aún conocerla y saber que me conoce. Ella es una escuela, una mujer muy talentosa y un hermoso ser humano lleno de humildad. Me encantó observarla y ver como defendía sus líneas, descubría parte de su estudio y se deleitaba con su naturalidad. En Entrega mi personaje tenía una relación muy estrecha con el suyo, no tanto en primer grado, pero en común siempre hubo ese cariño como si fuera una familia, de una abuela a su nieta-hija”.

¿Cómo juzgas la acogida que tuvo la serie tras la emisión de sus tres primeros capítulos?

“Creo que les gustó, es una propuesta diferente a muchas otras, sobre todo cuando se pone en manos de jóvenes. La historia gira en torno a un fenómeno muy actual y nos alerta de dónde puede haber peligro.

“Es una pena que no lo suban a otras plataformas internacionales para que la gente de otros países pueda verlo. Cuba tiene una audiencia muy grande y podría ser aún más completa si se utilizaran estas propias redes para transmitirla. Aún queda una historia por contar en la serie, es impredecible y muy atractiva.

¿Se agudizarán entonces los conflictos?

“Recuerdo que cuando leí el guión quedé fascinado. La serie es un mundo diverso lleno de matices, complejidades y emociones. Cada capítulo es diferente incluso cuando está interconectado con la línea principal, la historia de Daniela. Hay algo para todos. Se construye a partir de múltiples conflictos escolares, profesionales, familiares, de salud, etc. Cada espectador podrá identificarse con sus personajes. Espero que esto sirva de aliento para los que no han tomado las mejores decisiones en su vida y para los que no saben lo que tienen hasta que lo pierden”.

Cualquier historia que quieras compartir con nosotros…

“Hay dos momentos que han sido los más destacables de todo este viaje. Una fue cuando tuve que filmar la escena del intento de suicidio. Recuerdo sentir un sentimiento muy fuerte dentro de mí, luego cuando Yailene Sierra -mi madre en la serie- intentó abrir la puerta del baño y se rompió el vidrio. En esos segundos de transición, casi telepáticamente decidimos continuar con la escena, porque sabíamos que el efecto natural sería valioso para ese momento.

“Otro hecho que recuerdo con modestia fue cuando tuve que quitarme la blusa y mostrarme desnuda. Me dije a mí mismo: “¡No te preocupes, quién nunca ha visto algo así!” El otro momento fue cuando tuvimos que pintar todo mi cuerpo en acuarela. Todo el equipo ayudándome con las brochas que me hacían cosquillas por todo el cuerpo. Siempre hay anécdotas que contar, pero estas son las más auténticas que he vivido.

¿Qué te trajo esta serie?

“Me dio muchos conocimientos sobre el oficio. La práctica lo es todo. A medida que pasaban los meses, me sentía más cómoda. Recuerdo que las primeras escenas que grabé fueron de las más complejas de la historia. Me sentía un poco agobiado y tenso porque quería que todo saliera muy bien, sin embargo hacía tiempo que no estaba frente a una cámara y aún no le había dado toda mi confianza al equipo que me rodeaba.

“A veces es fácil juzgar un resultado cuando lo ves, pero entre bastidores podríamos escribir otro gran guión. Esto no es para justificarme, pero les cuento mi historia. Compartir escenario con grandes actores, ser dirigido por una gran persona como Rudy Mora, que siempre me ha inspirado calma, pero a la vez respeto, es sin duda un gran reto. No quería decepcionarlo, quería darle vida al personaje que él había construido, lo más cerca posible de sus expectativas.

¿Cómo calificaría esta experiencia en su carrera?

“Siempre dije que para mí, el primer año sería el trabajo más completo que haría en mi carrera. Espero tener muchas más oportunidades, pero hasta ahora siento que esta serie ha puesto el listón muy alto para todo lo que he logrado. Puede que no sea lo que muchos esperan, quizás lo sea, pero para mí fue un antes y un después. Una gran experiencia asumir el papel principal y la complejidad del personaje, en cuanto al tiempo de filmación, salir desnuda y estar disponible para dar mi verdad en cada escena, no descansar, estar dispuesta a darlo todo de principio a fin.

(Tomado del Portal de la Televisión Cubana)

Etiquetas: Diany Aurora Zerquera verdad es quien acerca a a duna obra de arte dardo

verdad más parecido una obra arte

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

---

NEXT quien es el autor de esta pintura? – .