“Parque”, el cortometraje argentino que hace de la danza una historia onírica – .

---

La danza como manifestación del arte tuvo su apogeo, tal vez reservado a una élite que podía permitirse una entrada a los grandes salones, en distintos momentos de la historia. Sin embargo, desde hace un tiempo, sobre todo en lo que se refiere a la danza moderna y contemporánea, la utiliza para contar nuevas historias, para hablar de otras cosas para transmitir un mensaje.

Otro hecho significativo que lo tiene como protagonista es su paso de las citadas salas al ámbito audiovisual, que ha cobrado vigencia en los últimos tiempos. Un ejemplo emblemático es piña –el documental alemán de 2011 sobre el coreógrafo de danza contemporánea Pina Bauschescrita, producida y dirigida por Wim Wenders–, por citar un hito.

Te puede interesar: “Colectivo argentino de danza pide ley que garantice políticas específicas”

En la zona, Ailen Cafiso (mejor conocido como Viva), bailarín, coreógrafo y montador, es vanguardista en este campo. Baila desde los tres años y ha estudiado diferentes danzas, teoría del arte, teatro, cine, canto, entre otras disciplinas artísticas. Qué adicto de la tecnología, se animó a cruzar dos de sus pasiones y fue una de las primeras bailarinas del mundo en experimentar con web3 y NFT.

Este entusiasmo la llevó a investigar formas de hacer arte de forma independiente. Estacionarse es un ejemplo Para la creación de la coreografía se entrevistaron referentes de la historia de la danza, como marie wigman, marta grahamAna Teresa de Keersmaeker entre otros, y aprovechó la esencia de su estilo y método para crear el desarrollo de la historia, que oscila entre el mundo onírico y el mundo de la vigilia en un guión que parece obra del mejor director de arte, pero -realidad que supera la ficción – que es una auténtica obra de arte, el portal del cementerio de Laprida –Provincia de Buenos Aires–, obra del arquitecto François Salamone y el escultor Santiago Chierico.

Imágenes del cortometraje “Park” (Potential d’action)

Cultura Infobae habla con Ailen Cafiso y Iván Asnicarproductor audiovisual, sobre Estacionarseeste corto que fue seleccionado por el Película contextual – Diana Vishnevade Moscú, la Cámara de baile del oeste Los Ángeles -este fin de semana-, el MITOS, de Barcelona; ellos FIVC, de Santiago de Chile; ellos IMARP, Ribeirão Preto, de São Paulo, Brasil; y en nuestro país, por la Buenos Aires Rojo Sangre.

—Si tenemos en cuenta que la danza es una manifestación artística más ligada al presencial teatral, con este paso al audiovisual, ¿crees que están ante un nuevo registro/nicho cultural?

—Ailen Cafiso: La danza ha estado ligada a la presencia teatral desde sus orígenes, por supuesto, y también en su desarrollo dentro de la industria. A su vez, el cine, desde sus orígenes, también ha trabajado el lenguaje físico, los cuerpos, el movimiento de los cuerpos frente a la cámara para los primeros experimentos sobre todo y también para las primeras películas. Pienso, por ejemplo, Chaplin Es decir buster keaton, aquellas experiencias donde la palabra aún no tenía un peso tan establecido como se desarrolló el cine. Luego, con el paso de los años, cuando volvemos a pensar el cine como un lenguaje universal en el que una palabra o un lenguaje no reduce las posibilidades de comprensión de la obra presentada, volvemos a bailar y retomar esa fuerza que tiene cuerpo. , un lenguaje físico, danza-cuerpo, mezclado con un lenguaje cinematográfico. Y en la unión de estos dos lenguajes se encuentra un subgénero, un nuevo registro en el que podríamos inscribir este cortometraje dentro de él.

Estacionarse Es un corto que juega no solo con su título, sino también con los colores, con algo que evoca –al menos antes de verlo– la infancia. Sin embargo, una vez que te involucras, los problemas que surgen parecen ser diferentes. ¿Fue intencional?

—Iván Asnicar: No, no fue intencional; siempre hay una parte emocional que evoca la interpretación de quien la ve y las imágenes o asociaciones que la desencadenan. El uso del color en forma narrativa ocurre a medida que avanza la historia, cambiando de un rango más oscuro y frío al comienzo a una mayor complejidad de color a medida que avanza la historia. El cartel, por ejemplo, concentra todo el color que hay en el cortometraje, mientras lo vemos crecer a medida que avanzamos en la película.

Cartel del cortometraje “Park” (Potential d’action)

—¿Qué historias puede contar la danza? Y qué, bailando al aire libre, como sucede en Estacionarse?

-C.A: Si entendemos la danza como lenguaje universal del cuerpo en movimiento, podemos entender que es un lenguaje que no necesita un anclaje o un patrón cultural preestablecido o histórico o aprendido en nuestra educación, en nuestro desarrollo, sino que es algo que nos exime de los lenguajes, nos exime de las palabras, y por tanto universaliza los conceptos. Así, desde esta no limitación, desde esta universalización que caracteriza a la danza, es posible transmitir, de manera más integral y en diferentes espectros de simbología, fuerza, energía, insistencia, cansancio, libertad, por ejemplo, sin recurrir a una sola palabra para definirlos y con más posibilidades de interpretación. También es más directo porque quien lo recibe directamente recibe un movimiento potente, fuerte, que entra en la emotividad que se siente al ver un cuerpo moverse. El baile al aire libre, además, ofrece una dimensionalidad que los espacios cerrados, donde habitualmente se baila, como los teatros, los locales de ensayo, no la tienen ni la tapan, porque es un espacio limitado. El movimiento de los cuerpos en estos espacios abiertos es muy potente y amplía la posibilidad de abarcar una corporeidad 360 en la que las direcciones no tienen frentes, no hay presencia frente al espectador, pero también es universal en ese sentido.

—Volviendo a la pregunta inicial y volviendo a la anterior, ¿qué factores positivos y negativos entran en juego a la hora de llevar la danza a una experiencia audiovisual mediada por el cine?

-I A: Hay un proceso común entre la coreografía, la cámara y el montaje. Al grabar, como en nuestro caso, todo el cortometraje con una sola cámara, la coreografía permite repetir las acciones y grabarlas desde diferentes ángulos. Mientras que cuando el baile es improvisado, que es otro estilo que también usamos en el cortometraje, cada nueva toma que generamos plantea desafíos para su posterior edición. Es en esta tensión creativa entre estos diferentes objetivos que se ha producido el estilo de nuestro trabajo. Si bien algunos factores pueden haber funcionado en contra de lo que esperábamos o ensayábamos para hacer el corto, el desafío siempre fue usar esos aspectos de manera positiva, por ejemplo, una tormenta en medio de la filmación o incluso producir el trabajo entre las tareas diarias de los miembros del equipo

Extracto del cortometraje “Park” (Potential d’action)

—Me llamó la atención que el cortometraje fuera seleccionado para el Festival Sangre Roja, cuál fue la justificación de la mención –teniendo en cuenta que este es un evento en el que se ven otro tipo de géneros, como terror/rareza, etc. .–?

---

-I A: Enviamos el corto a BARES 23nos seleccionaron, y en el festival nos dijeron que les había llamado la atención el estilo narrativo, la creación de un mundo de fantasía con la obra de salamone y Buenos Aires como escenario, “la sensación hipnótica que generó el cortometraje” y que los empujó a volver a verlo. Sabíamos sobre el festival, y cuando lo enviamos, pensamos que tal vez Estacionarse sucedió en él.

Estacionarse Es videodanza, es un cortometraje, es danza, ya la vez juega con algo del videoclip en su montaje, cuenta una historia. Limita con la religión, la ecología, el miedo, la muerte, ¿es una especie de manifiesto?

-C.A: Podría ser una forma de ver algo y contarlo a través del arte. El manifiesto en un momento fue arriesgarse a hacerlo entre la ilusión y las dificultades que presenta algo de estas características para lograrlo con recursos limitados y con el tiempo que lleva procesarlo. Más allá de eso, poder contar temas tan fuertes como los que hemos explorado desde el principio para desarrollar esta historia a través de algo que no la enmarque ni la etiquete con palabras que la definan, sino que la deje a la libre interpretación, según lo que diga. cada uno intérprete de la danza ejecutada por estos personajes. Es una especie de manifiesto para poder optar también por decir cosas profundas a través de una danza que no limita, sino que libera.

– ¿Quién es el público? Estacionarse?

-C.A: Además del camino que está siguiendo en festivales de Chile, Buenos Aires, Brasil, España, Rusia y Estados Unidos, por el momento el público específico del mundo del cine-danza que envuelve, fue visto por seres queridos de todos. edades, fue compartido uno por uno, y cada uno tiene su propia interpretación de lo que ve, y eso es bueno cuando eso sucede. En el diálogo, también aprendemos que la obra misma tiene vida propia.

“¿Cómo va la gira? “¿Existe la posibilidad de que se vea de manera masiva?

-C.A: el recorrido de Estacionarse Todavía está en algunos festivales, y probablemente hagamos un concierto en Buenos Aires. Estamos trabajando en una versión en vivo, teatral, danza y música en vivo, que posiblemente podamos realizar en diferentes provincias del país. Esta es la idea que nos mueve. Y la visita del grupo potencial de acciónque es un espacio donde varios artistas se juntan de manera intermitente para participar en creaciones temporales que trabajan la danza y el cine, es el desarrollo de otras dos obras cinematográficas de danza: una ya fue filmada, la hicimos en 2018 – se llama La tierra es de esos– y estamos a punto de terminarlo, y otro que estamos creando. Parque en el dance se presentó en el festival Dance Camera West, en Hollywood, Los Ángeles, y también se puede ver en nuestra página potencialdeacción.xyz.

ajuste de la corte
Extracto del cortometraje “Park” (Potential d’action)

Cabe aclarar que el financiamiento se logró gracias a los aportes de los propios artistas, quienes filmaron en mayo de 2017 en el portal del cementerio de Laprida con un equipo de ocho personas durante tres días. La postproducción, pandémica hasta el final, duró cinco años durante los cuales, además, se compuso la música original. Finalmente, en agosto de 2022, se presentó en varios festivales.

La tierra es de esosrodada en 2018 en la Reserva del Faro Querandí en Mar Azul, Buenos Aires, se encuentra en postproducción.

sigue leyendo

Herman Cornejo crea su primer ballet sobre un tema indígena

Mora Godoy: “Mi éxito está hecho de mil fracasos, no tengo miedo a perder”

“Apolo Gía”: la instalación de danza performativa de Valeria Polorena estrena su segunda temporada

- Parque cortometraje argentino quien hace bailar una historia onírica

Parque cortometraje argentino hace danza una historia onírica

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

---

PREV Ivana Batchelor habla del fresco que le rinde homenaje – .
NEXT La argentina Mabel Tapia asumirá la codirección del Museo Reina Sofía de Madrid