Cuando duermes y sueñas con libros – .

Cuando duermes y sueñas con libros – .
Cuando duermes y sueñas con libros – .
---

Aparto los dedos del teclado cuando veo que, ya cansados, se alinean con mi cabeza, que empieza a sentirse saturada. Aparto los pies del escritorio, me estiro en la silla y me aseguro de que mi cuello descanse sobre el cuero acolchado del reposacabezas de la silla. Cierro mis ojos.

Intento sumergirme en la tranquilidad que desprende la cortina negra que mis párpados abren al cerrarse. Casi lo entiendo cuando un ruido agudo me sobresalta, a pesar de esto solo abro un ojo para descubrir lo que me hizo volver a un estado de agitación. Observo con sorpresa que uno de los libros de los estantes está ahora en el suelo. Cierro mis ojos.

Sumergido de nuevo en un agujero negro de tranquilidad, mi cerebro parece pensar a sus anchas y ahora se pregunta qué pasará dentro de un libro cuando caiga de arriba abajo. Es claro que algo en mi cabeza me supera, empiezo a imaginar que pasará dentro de un libro cuando se caiga de lo alto de un estante, ¿se habrán movido las letras? ¿Qué pasa si están esparcidos por la alfombra? O peor aún, ¿se ha roto la piedra filosofal? Estoy inmerso en un estado de bienestar que nunca he conocido y no quiero levantarme para resolver estas cuestiones. Que Harry Potter y compañía se salgan con la suya, ni siquiera entiendo por qué no frenaron su caída con sus escobas mágicas ¿Qué harán todos los personajes de los cuentos hasta que sean leídos? Debo haber perdido completamente la cabeza creyendo que son reales, pero eso no me impide pensar en ello, me divierte y creo que por eso sigo con los ojos cerrados y pienso en esta locura; tal vez lo visiten, “El Principito” está colocado justo al lado de “Alicia en el País de las Maravillas”. ¿Qué hora será? Tal vez estén tomando el té juntos en este momento. Tal vez hagan un viaje al Jardín de las delicias de Bosch, que está a solo dos libras de distancia.

---

Acabo de abrir un ojo para mirar “con el rabillo del ojo” el libro “La piedra filosofal” que todavía está en el suelo. Llego a la conclusión de que estoy demasiado emocionada como para esperar que se levante del suelo y encaje mágicamente en su lugar. ¿Harry Potter celebrará la Navidad con Dickens? Seguro que has leído alguno de sus “Cuentos de Navidad”. No puedo dejar de divagar, tengo unas ganas terribles de beber té. Abro los ojos, me levanto y me siento junto al libro “mágico”. Ahora tengo un poco de miedo, si el libro se mueve, me voy a desmayar aquí. Me agacho muy lentamente para recogerlo y volver a colocarlo en su sitio. Junto a “La Odisea” todo es posible, y también que un libro caiga al suelo de repente. ¿Qué pensará un libro si cambio de lugar? Quizá “L’Odyssée” sea una vecina del plató con la que la convivencia es difícil. Para aclarar mi opinión diré que me parece un trabajo maravilloso y con eso te doy el gusto de ripear todos los libros que quieras.

Hasta aquí la historia de este breve sueño que desperté de tomar una siesta. Buen momento para “Una merienda loca”, sigo teniendo suerte y me cruzo con un loco sin sombrero que sabe el camino al “País de las Maravillas”. Alicia parecía alterada por despertar de este sueño, reconozco que a mí me pasó lo mismo. Por cierto, creo que iré a la librería a buscar un nuevo habitante para la biblioteca. A lo mejor acaba saltando al suelo, quién sabe…

“Es precisamente la posibilidad de realizar un sueño lo que hace interesante la vida” (El alquimista).

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

---

PREV Escondido y aterrorizado en el Berlín nazi
NEXT “Lo siento por mis enemigos, pero estaremos en los libros de historia” – .