“La gestión de la salud está cada vez más alejada de los médicos” – .

“La gestión de la salud está cada vez más alejada de los médicos” – .
“La gestión de la salud está cada vez más alejada de los médicos” – .
---

No comercias con la salud

El Dr. Orce es hijo de la cultura del esfuerzo en una época en la que los jóvenes no tenían años sabáticos: ¡si no quieres estudiar, trabaja! A los 14 años entró en la sanidad como cazador y acabó siendo el sucesor del fundador de esta compañía de seguros de salud creada y gestionada por médicos, y de la Fundación Espriu, que, a lo largo de los años, exportó el modelo por todo el mundo, especialmente para la mayoría de las naciones que no tienen el estado de bienestar occidental. Impregnado de este ambiente de médicos de los que le gusta aprender, rápidamente retoma sus estudios y obtiene su diploma. Por su parte, el doctor Espriu vio en este joven sindicalista el dinamismo que necesitaba la sanidad y se lo entregó: “Nunca he dejado de ser un activista, un inconformista… Hay mucho que mejorar en este mundo , ¿Correcto? ¿no crees? Y con la salud no se puede especular ni comerciar”.

que hiciste doctora

La experiencia de conocer durante los años de mi adolescencia la vida del sanatorio psiquiátrico de Sant Boi del Llobregat, que en su momento fue de la orden de San Juan de Dios. Mi tío vivía allí, era un hermano.

¿Y qué estabas haciendo allí?

Fui allí todos los fines de semana. Conviví con todo tipo de personas, médicos y pacientes. Me impresionó y decidí hacerme psiquiatra para ayudar a los enfermos.

¿Qué clase de estudiante era?

Lástima, no le encontraba sentido a lo que estábamos estudiando, nunca había visto a un adulto tomarse un descanso. Dejé la escuela cuando tenía 14 años y comencé a trabajar como cazador de atención médica.

Progreso.

Tenía un don para la gente, comencé con el pie derecho, hice amigos y rápidamente me convertí en administrador. A los 17 años pensé que podía mejorar la calidad de vida de mis compañeros afiliándome al sindicato.

¿Era secretario del sindicato?

Sí, unión vertical. Organicé una huelga en 1971 que apoyó toda la plantilla, ante el gran asombro de la dirección, Franco seguía vivo.

¿Te castigaron?

El doctor Espriu decidió vigilarme de cerca. Cuando ya estaba en segundo año de medicina, un día me dijo que me iba a poner una mesa en su consultorio.

Segundo de medicina?

Finalmente entendí el significado de estudiar. Yo trabajaba en una empresa médica y quería ser como ellos. Reanudé en cuarto año de bachillerato y solo descendí de notable al finalizar mi bachillerato.

¿Qué has aprendido de Espriu?

Poseía un extraordinario bagaje de cultura, tolerancia, capacidad de diálogo y respeto por la opinión de los demás. Nunca he visto a alguien tan respetuoso. Una escuela de vida.

Una oportunidad.

Hicimos lo que llamamos el semáforo. Al terminar las obras, paramos en el semáforo de Rosselló con Balmes y hablamos diez minutos. Él tenía grandes ideas y yo tenía toda la energía.

¿Qué rodaron?

---

Al igual que en la sanidad, Espriu dijo que los médicos del resto de España también deberían tener identidad propia en lugar de estar en manos de las mutuas. Cogió su Seat 600 y fue a promocionar la idea en España, que fue bien recibida y me dio la oportunidad de participar.

Sabemos que el cuidado de la salud es un gran negocio.

Las mutuas están diseñadas para ganar dinero, pero en España, y especialmente en Cataluña, nacieron del formidable tejido asociativo. La gente se unió para resolver problemas comunes como la salud y florecieron pequeñas mutuales.

En el resto del mundo, la gente compra una póliza.

Sí, y te compensan en un porcentaje determinado, son empresas de reembolso. Aquí la gente está acostumbrada a pagar una cierta cantidad al mes y cuando necesitan algo, se lo dan.

¿Son los médicos víctimas de las mutuas?

Es posible vender pólizas de seguro a los precios que se venden porque el gran sacrificio es el médico, que está muy mal pagado. Hay sitios en España que todavía cobran siete y nueve euros por visita.

…!

Existe una gran asimetría entre lo que ofrece el profesional médico y lo que se percibe como vergonzoso. En una empresa médica como la nuestra está prohibida la plusvalía, lo que se busca es la mejor remuneración posible por los actos médicos y la libertad para ejercer la profesión.

¿Qué hace la Fundación Espriu?

Aprende a pescar, transpone la solución cooperativa a escala internacional. Cada vez más países lo están adoptando. De Malasia a Venezuela, África, América del Sur, Asia.

¿Cuál es el problema de salud pública en España?

Infrafinanciación crónica que sobrevive gracias a las listas de espera. Solo en Cataluña se necesitarían 5.000 millones de euros más al año para poder cubrir la demanda real. ¿Qué es la suerte?

dirás.

Que casi tres de cada cuatro ciudadanos tienen mutuas de salud. Y el otro problema es que la gestión de la atención de la salud está cada vez más alejada de los médicos, condenada a un papel secundario, se burocratiza. Los médicos deben recuperar el liderazgo médico.

¿Y los usuarios?

Debe tener un rol relevante y no ser alguien al final de un proceso.

¿Qué no te has olvidado del sanatorio?

Me hice amigo de un chico con síndrome de Down, sabía que iba a morir pronto, porque entonces vivieron unos 30 años. Murió en la flor de la vida. Un psiquiatra me dijo que con la evolución de la medicina vivirían mucho más; para mí fue una palanca.

gestión salud está cada vez más alejada los médicos

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

---

PREV Montserrat insiste en la apuesta por la producción sanitaria “made in Europe” ante la situación del COVID en China
NEXT Corea del Sur y Estados Unidos no discuten ejercicios nucleares conjuntos